Una de las tecnologías que emerge con más fuerza en los últimos años es la basada en el uso de ultrasonidos focalizados (HIFU) para mejorar la firmeza de los tejidos que forman parte del tercio inferior del rostro, cuello y escote.

Mediante esta técnica depositamos calor a diferentes profundidades del tejido dérmico, provocando diversas reacciones que permiten una mejora de la elasticidad de la piel que se traduce en una mayor firmeza del tejido circundante y por tanto una mejor definición del óvalo facial, además, el cuello mejora considerablemente su aspecto y el escote vuelve a recuperar su tersura. Desde luego no podemos decir que el efecto será como el de un lifting quirúrgico, pero sí que nos aproximamos mucho a él y el poder hacerlo sin el uso de bisturí es casi un hito en el mundo de la medicina estética.

Aunque son necesarios entre 2 y 3 meses para comenzar a ver los resultados, hay pacientes que desde la primera sesión ya experimentan una clara mejoría que en muchos casos pueden llegar a prolongarse durante más de un año y medio.

Efectos

  • Mejor tonalidad de la piel
  • Mayor firmeza al recuperar el trofismo de la piel.
  • Reducción de la profundidad de las arrugas.
  • Aumento de la hidratación cutánea.
  • Retardo de la curva de envejecimiento.

Lo que debes saber: 

El tratamiento es sencillo y puede durar alrededor de 90-120 minutos. Las áreas a tratar se dividen en cuadrantes sobre los que se aplican los ultrasonidos a diferentes profundidades.

La tolerancia es buena si bien hay áreas, las más cercanas a superficies óseas, donde la tolerancia puede ser menor. A pesar de que utilizamos altas temperaturas para conseguir una reorganización del colágeno, el sistema de ultrasonidos focalizado es muy seguro ya que respeta la epidermis, por eso, salvo un leve eritema (enrojecimiento) generalizado, el tratamiento no provoca efectos secundarios que obliguen a un periodo de inactividad o baja laboral.

En relación al cuello, además de mejorar la firmeza de la piel podremos observar una disminución de la grasa submentionana (papada) y por tanto una mejor definición de la transición del rostro al cuello que será especialmente visible en las imágenes de perfil.

Para más información sobre el procedimiento solicita una primera consulta en Le Med .

Tlf:    917 004 252 o envíanos un email a info@lemed.es