Láser fraccionado ablativo: láser de CO2

El láser de CO2 es todo un clásico en medicina ya que es un láser muy versátil que nos permite desde eliminar lesiones benignas de la piel hasta mejorar el tensado de la región periocular pasando por el tratamiento de diferentes imperfecciones además es una tecnología extremadamente valiosa en el tratamiento del envejecimiento de la piel del rostro.

Podemos trabajar en diferentes modos según la patología que vayamos a tratar y que condicionarán el periodo de recuperación, pues a diferencia de los láseres no ablativos, aquí sí debemos considerarlo. La gran ventaja que tiene el equipo que disponemos en la clínica es la duración del tiempo en el que entrega la energía que hace que el periodo de recuperación, junto con nuestro protocolo de cuidado posterior, sea sensiblemente menor que el acontece con otros láseres de CO2.

El láser de CO2 crea canales microscópicos que fomentan el proceso de producción de colágeno nuevo y fibras de elastina mientras que deja áreas de piel sin afectar para reducir el tiempo de recuperación.

 

Lo que debes saber:

Con este láser podemos tratar lesiones cutáneas benignas localizadas, toda la superficie del rostro o bien áreas localizadas como las arrugas peribucales, perioculares, párpados, cicatrices de acné u otras, etc…

No sólo debemos pensar en este láser cuando los signos de envejecimiento estén instaurados sino también como prevención de los mismos debido a su capacidad regeneradora.

Durante el diagnóstico médico conoceremos las expectativas del paciente, analizaremos en detalle las zonas a tratar y decidiremos el plan de tratamiento más adecuado. Previo a la realización del mismo, se establecerá un protocolo específico de tratamiento de la piel con el que continuaremos después de realizar el tratamiento con láser de CO2.

Generalmente se precisa una sola sesión, pero especialmente en cicatrices de acné o de otro tipo y en arrugas profundas pueden ser necesarias varias sesiones.

Antes de realizar el tratamiento aplicaremos crema anestésica durante 30-45 minutos para minimizar al máximo las molestias. Inmediatamente después de la realización de la técnica, el paciente puede experimentar una sensación de quemazón en la piel y un importante enrojecimiento de la misma así como una hinchazón del rostro.

El periodo de recuperación puede oscilar entre 3 días y una semana va a depender del modo de trabajo, energía utilizada y del tratamiento a realizar.

Patologías a tratar

  • Lesiones pigmentadas
  • Nevus
  • Queratosis
  • Xantelasmas
  • Estrías
  • Rejuvenecimiento
  • Cicatrices acné y otras
  • Párpados caidos
  • Arrugas finas, moderadas y profundas

Para más información sobre el procedimiento solicita una primera consulta en Le Med .

Tlf:    917 004 252, envíanos un WhatsApp al 620 289 559 o envíanos un email a info@lemed.es