Hace ya más de una década que la hidroxiapatita cálcica llegó a España, al principio no fuimos muchos los que decidimos apostar por ella en un mundo en el que el ácido hialurónico era el producto más popular y también el más usado en el rejuvenecimiento facial. Llegó de la mano del laboratorio Bioform y posteriormente Merz se encargó de consolidar su uso y con ello su popularidad.

Las diferencias con un ácido hialurónico son notables y en mi opinión, ambos tratamientos son perfectamente compatibles, es más, diría que necesariamente deben combinarse.

Realizar un tratamiento de rejuvenecimiento facial exclusivamente con ácido hialurónico puede provocar una imagen del rostro demasiado redondeado, pudiendo hacer que el paciente pierda su identidad y acabe por no reconocer su nueva imagen. Por eso es fundamental determinar que producto es el más indicado para cada zona del rostro y la cantidad necesaria para provocar una mejora del rostro pero sin transformarlo.

Habitualmente cuando voy buscando una proyección importante del pómulo trabajo siempre en un plano profundo, a nivel supraperióstico realizando pequeños depósitos de ácido hialurónico, pero si tengo que trabajar la zona inferior del rostro, la más cercana a la mandíbula, usaré la hidroxiapatita cálcica ya que al no ser higroscópica no captará agua y me permite obtener una mejor definición del óvalo facial.

Además de poder combinar la hidroxiapatita con el ácido hialurónico para una mejora integral del rostro, por si sola, ésta puede utilizarse para inducir la formación de colágeno de manera generalizada en el rostro, para ello utilizo una dilución especial del producto con lidocaína al 2% y realizo mediante cánula un “mapeo” facial completo, de este modo, distribuyo el producto por todo el rostro obteniendo una importante mejora del aspecto de la piel que comienza a ser visible a las tres semanas de la infiltración.

La versatilidad del producto es tal, que se ha convertido en uno de mis favoritos, por eso, siempre que me piden contar mi experiencia con la hidroxiapatita cálcica, no dudo en decir sí y eso exactamente fue lo que ocurrió recientemente en la Clínica Planas de Barcelona donde tuve el placer de compartir junto con otros colegas una jornada teórico práctica muy enriquecedora.

Dr. Sergio Fernández. 

Contacto        917 004 252