IMCAS 2018. Paris World Congress.

El pasado fin de semana  París acogía nuevamente uno de los congresos más importantes a nivel mundial sobre medicina antienvejecimiento y que este año cumplía la friolera de 20 años con record absoluto de participación, más de 9000 médicos se daban cita para conocer el interesante programa de este año.

Para que os hagáis una idea, hay 12 salas habilitadas además de otras accesorias donde se celebran workshops para grupos reducidos, desde las ocho de la mañana y hasta las seis y media de la tarde se suceden sin parar conferencias en cada una de las salas, por tanto, antes de “aterrizar “ en el Palacio de Congresos de París uno tiene que ir con los deberes bien hechos y tener muy claro a qué conferencias quiere asistir.

En mi caso este año he apostado por asistir a las disecciones de cadáver para tener una visión más amplia y en detalle de la anatomía facial priorizando el conocimiento de las áreas de mayor riesgo a la hora de realizar los tratamientos de infiltración y el manejo de las complicaciones posteriores en caso de producirse. Me gustaría en este momento hacer una reflexión al respecto, la medicina antienvejecimiento es una medicina electiva y muchas veces los propios pacientes no tienen conciencia de la importancia de la elección de buenos profesionales que manejen con precisión las diferentes técnicas y dispongan de la mejor tecnología y materiales para la realización de los tratamientos. Cualquiera de estos procedimientos tiene una serie de riesgos y el paciente ha de conocerlos y comprenderlos, si bien es cierto que se presentan en raras ocasiones, no podemos frivolizar en este sentido. Cada vez estoy más convencido de la importancia del diagnóstico previo, en el que una vez expuestas las inquietudes del paciente, el médico pueda explicar con detenimiento y con expectativas reales, que es lo que se puede esperar de un determinado tratamiento y cuáles son los efectos secundarios a tener en cuenta de los mismos, solo de este modo el paciente podrá reflexionar al respecto de dicha información y tomar la decisión mas adecuada en función de la información recibida.

Siguiendo con IMCAS y resumiendo estos cuatro días de congreso, se vuelve a insistir en la importancia de la prevención, como ocurre en el resto de especialidades médicas. La razón es muy evidente, siempre que nos anticipemos a determinados signos de antienvejecimiento más posibilidades tendremos de corregirlo o ralentizarlo ya que si éstos ya están presentes las posibilidades terapéuticas disminuyen considerablemente. La importancia de los tratamientos de revitalización, bioestimulación, PRP y por supuesto las nuevas tecnologías como Ultherapy nos ayudan a esta prevención.

Con el paso del tiempo, la matriz extra celular presenta una serie de cambios que de mantenerse provocarán la aparición de evidentes signos de envejecimiento, por todo ello y una vez identificados a qué son debidos dichos cambios, los activadores de una de las células más importantes, el fibroblasto, ayudarán a reconducir dicha situación, complejos polirevitalizantes como el NCTF 135 HA o factores de crecimiento plaquetario inyectados en la dermis se hacen absolutamente necesarios para mejorar la curva del envecimento. Otro de los grandes problemas a los que nos enfrentamos es a la pérdida de elasticidad de la piel que deja entrever los primeros signos de flacidez, en estos casos Ultherapy se ha convertido en un aliado esencial gracias a su acción sobre la contracción del SMAS y a la neocolagenizqación secundaria.

Ha sido un placer asistir a las conferencias de compañeros a los que admiro como Marina Landau, Doris Hexel, Tatjana Pavicic, Cecile Winter. André Braz, Fabio Ingallina, Daniel Cassuto, Philippe Kestemont, Patrick Trevedick  y Javier Beut entre otros. Como siempre, ha sido un placer coincidir con todo el “spanish team” con el que tan buenos momentos comparto, no os podéis hacer una idea del alto reconocimiento que nuestra medicina tiene en el resto del mundo.

Dr. Sergio Fdez

 

Contacto        917 004 252