Mejora del óvalo facial.
Mejora del óvalo facial.

Hospital Quirón Salud. Málaga. Volume & Tight approach.

El pasado 9 de Marzo tuve el placer de visitar de nuevo una de esas ciudades que encandilan por su magia, Málaga, en este caso para impartir una Masterclass en el Hospital Quirón Salud sobre Radiesse & Belotero Volume y sus indicaciones para la proyección y tensón de determinadas zonas del rostro.

Con mucha frecuencia nos encontramos pacientes que consultan porque quieren definir su óvalo facial que ha ido desdibujándose con el paso del tiempo y el tratamiento que tienen en su cabeza es tratarlo mediante hilos tensores. La realidad, es que no es un tratamiento de elección si hay que dar soporte al tejido previamente, es decir, en la mayoría de las ocasiones la flacidez lleva asociada una perdida de densidad del tejido, si sobre esa piel “vacía” nosotros ponemos un hilo probablemente le estemos haciendo flaco favor al paciente quien al poco tiempo verá como la tensión del hilo se disipa… Por eso, antes de pensar en proponer este tipo de alternativas al paciente, en mi opinión, hay que apostar por una buena redensificación del tejido y en este caso la hidroxiapatita cálcica, Radiesse, nos permite obtener colágeno y fibras estructurales, como la elastina, de gran importancia para la recuperación y mejora del soporte cutáneo.

Una vez reforzado el tejido estructuralmente, podemos plantearnos diferentes opciones para obtener un mayor definición del óvalo y de todas ellas yo me inclino por Ultherapy de la que ya he hablado anteriormente en otro post, pero, además de reforzar la línea mandibular del tercio inferior del rostro, en ocasiones se hace necesario proyectar la zona malar y cigomática (pómulo) en este caso prefiero apostar por inyectables como el ácido hialurónico depositado justo por encima del hueso, en este caso no pretendemos mejorar la hidratación de la piel, aunque indirectamente también lo haremos, lo que realmente buscamos con estas inyecciones profundas es obtener un efecto parecido sobre el óvalo al que obtenemos cuando desplazamos el tejido del pómulo con nuestros dedos hacia atrás y tensamos el tejido como si de un lifting se tratase.

En definitiva, vuelvo a incidir en la importancia de un buen diagnóstico, los milagros en Medicina Estética no existen y es fundamental que el paciente tenga claro que es lo que puede conseguir con cada tratamiento. Hemos de trabajar sobre expectativas reales, todo lo que hagamos fuera de estas premisas provocará el descontento del paciente y la no creencia en las bondades de esta disciplina médica.

Dr. Sergio Fernández.

Contacto        917 004 252