RADLA 2019.

Casa Rosada.

En 1971 un grupo de doctores sudamericanos comenzaron a sentar las bases de lo que hoy conocemos como RADLA (Reunión Anual Dermatólogos Latino Americanos) en la que confluyen cada año médicos de diferentes países latinoamericanos, 13 en concreto: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Paraguay, Perú, República Dominicana, Venezuela y Uruguay.

La sede de RADLA cambia cada año, su XXXVII edición se ha celebrado en Buenos Aires y he tenido el placer de participar en el bloque dedicado al envejecimiento destacando la importancia del uso de complejos polirevitalizantes en el cuidado de la piel. No conocía Buenos Aires ni tampoco las dimensiones de este tipo de reuniones y la verdad es que he regresado francamente impresionado.

El Centro de Convenciones de Buenos Aires, muy cerca de Recoleta, acogió durante 5 días un excelso programa que hizo las delicias de todos los asistentes, un gran despliegue de medios, entre ellos, retransmisión en directo del mismo, han hecho de esta edición, una de las más significativas de cuántas se han realizado.

Llegué el sábado a Buenos Aires, un día antes de mi exposición, para poder coordinar su contenido con la Dra. Piper (Chile) con quien compartía el simposium, después tuve algo de tiempo para poder visitar algunos de los lugares más emblemáticos de Buenos Aires.

Al día siguiente, desde primera hora, el Centro de Convenciones iba poco a poco llenándose y sus pasillos eran un ir y venir de asistentes que entraban y salían de las diferentes salas. A las 13 horas comenzaba el simposium en una sala en la que desde minutos antes ya no cabía ni un alfiler. Transmitir la importancia de la revitalización tisular mediante el uso de complejos polirevitalizantes es todo un reto, pues lo considero fundamental para el cuidado de la piel y afortunadamente todos salió según lo previsto y fue todo un éxito.

Entrevista para la tv argentina tras el simposium.

Una de las teorías de envejecimiento más populares está relacionada con el daño que los radicales libres, producidos por nuestro organismo, ocasionan sobre los tejidos provocando su envejecimiento. La infiltración de complejos polirevitalizantes es determinante en la neutralización de estos radicales libres y por tanto se han convertido en verdaderos aliados de la medicina pro-aging o antienvejecimiento. Son varios los estudios que avalan la eficacia de este tipo de complejos, no solo por su acción contra los radicales libres sino también por la capacidad de generar el ambiente adecuado intradérmico para que el fibroblasto siga produciendo colágeno y elastina traduciéndose estas acciones en una mejora muy significativa de la calidad de la piel en cuanto a tono, luminosidad y mejora del poro entre otras.

Puesto que estamos realizando una medicina pro-aging, la constancia es necesaria por eso, lo ideal es realizar estas sesiones de infiltración una vez al mes durante seis meses, descansar tres (normalmente en verano, donde tratamos de mantener los resultados mediante cosmética específica) y volver a retomar las sesiones mensuales.

Sin duda, hoy que vivimos con la premisa de la prevención, este tipo de tratamientos se convierten en un “must”. En consulta no nos demoramos más de 30 minutos en su realización y más allá de algo de enrojecimiento tras la sesión, el tratamiento es perfectamente compatible con la actividad rutinaria, además puede combinarse con otros tratamientos faciales, fillers, láser, IPL, etc…

Poder compartir con los compañeros latinoamericanos mi experiencia clínica ha sido todo un placer y espero reencontrarme de nuevo  con ello el próximo 2020 en Paraguay.

Dr. Sergio Fdez.

 

 

 

 

 

 

Contacto        917 004 252